PROSPERIDAD Y DINERO.

Meditación para la prosperidad 2 de kundalini yoga.

 

Muchas personas cuando hablan de prosperidad y abundancia lo primero que piensan es en dinero.
La energía que está ligada a la prosperidad no siempre debe estar ligada a la energía del dinero. Sentirte próspero/a es sentirte dichoso, abundante y sobretodo MERECEDOR.
Pero hoy vamos a hablar de dinero, pues me llegan muchos mensajes relacionados con como poder aumentarlo o conseguirlo.
Y como en todo hace falta tomar conciencia de él y cambiar nuestra comprensión sobre él.
Le tenemos realmente miedo y rechazo a la energía del dinero.
Durante nuestros años de vida hemos recibido los patrones de que el dinero solo lo tienen los que nos generan malestar a nivel social.
Pensamos que tener mucho dinero puede hacernos ser mala persona.

 

¿Quién no mira a la gente de clase alta de reojo, sintiendo que son malas personas?, que te juzgan por tener menos, que son más altivos y que en realidad el dinero lo han conseguido robando del estado o de averigua cómo…
Vemos en las películas, en el telediario, en los dibujos desde que somos pequeños como la figura de la persona que tiene mucho dinero es una persona vanidosa, fría, o incluso mala persona.

 

Esto es claramente un patrón que nos inculcan desde pequeños para que en realidad no queramos tener dinero, para que le tengamos miedo y rechazo al dinero, como si tenerlo fuera a hacernos desagradables y fuera contradictorio con la idea, también inculcada desde pequeños, de tener que ser humildes y buenos.
Claro, como es una idea dual, debemos elegir una, la que nos empapa desde el minuto 1 de vida…elegimos ser buenos y humildes.
En vez de permitirnos también ser prósperos y abundantes, MERECEDORES DE TODO LO HERMOSO DE LA VIDA.

 

El dinero es gratitud, es una herramienta anclada puramente a la gratitud y es una energía de alta vibración que hay que saberla gestionar correctamente dentro de nosotros.  

 

¿Cómo cambiar ese patrón?
Primeramente entendiendo que el dinero es una energía de gratitud que nos permite el intercambio.
Es una compensación de la vida de aquello que yo genero y merezco.

 

  • ¿Te has observado que sucede cuando pagas?.
  • ¿Cómo es la sensación que tienes cuando pagas?.
  • ¿Pagas dando las gracias? ¿sintiéndote abundante o sintiéndote que estás dándolo al cajero del supermercado con la carencia o con la falta de que ahora vas a tener menos?.
  • ¿Sientes que vas a tener menos o sientes que estás adquiriendo alimentos y por lo tanto vida?.
Cuando pagas,
  • ¿Ves el vaso medio lleno o medio vacío?.
    Porque una vez más podemos estar teniendo un problema de perspectiva, de enfoque y no tanto de prosperidad o de riqueza.
  • ¿Te sientes rica/o cuando compras o pobre?.

 


Este es un ejercicio super importante de hacer cuando estamos a punto de pagar algo.

 

  • ¿Pagas con ilusión de estar adquiriendo unas manzanas riquísimas, un curso nuevo, un teléfono móvil, o unos libros… o pagas revisando el monedero pensando, uf! estoy pagando esto y me acabo de quedar con nada. ¿CÓMO QUE CON NADA? tienes algo nuevo y a cambio!

 

Detente a sentirte durante los próximos días cuando estés pagando algo y analízate.

 

Cuando trabajamos enérgicamente en terapia con las personas que manejan en sus vidas grandes cantidades de dinero descubres que su capacidad energética y su coherencia interna les permite abarcar más cantidad de dinero.
En terapia, encuentro que estas personas tienen los chakras estables y equilibrados, auras fuertes, equilibradas y definidas. Esa estructura sutil es lo que permite que puedan contener ese dinero y no viciarse por él.

 

El ser humano es un ser completo con diferentes centros energéticos con los cuales gestiona su energía vital y la clave está en el equilibrio entre ellos.
Si nos centramos en comprender en que estamos equilibrados y crecemos espiritualmente, inevitablemente creceremos materialmente y económicamente.

 


Por lo tanto es interesante hacer un trabajo intenso sobre el equilibrio de los centros energéticos y el aura, por que la «energía dinero» necesita reposar en un espacio que sepa que vaya a ser contenida y sostenida. 

 

Te pregunto, se sincera/o contigo misma.
  • ¿Serías realmente capaz de sostener grandes cantidades de dinero o piensas que tenerlo es un quebradero de cabeza?

 

Muchas personas cuando me pongo seria con esta pregunta y les hago entender realmente la energía del dinero, me responden:
Bueno no Marta, en realidad me conformo con un poquito nada más, 2000 o 3000 euros al mes. Con que me tocara un poquito de dinero en la lotería simplemente para cubrir gastos y darme un viajecito.

 

AHÍ ESTÁ!!! AHÍ! justo ahí. En realidad pocas personas quieren ser realmente responsables con la energía del dinero porque conlleva una responsabilidad, como todo en la vida. Pero no desde la creencia de pensar que es una responsabilidad dura y difícil.

 

Entiende que no se te ha educado para saber sostener esa energía.
En las familias que manejan dinero, desde pequeños las niñas/os que crecen en ellas ven como lo manejan, como lo sostienen y no tienen ningún miedo a que pueda haber fuga, se sienten merecedores desde pequeñas/os y seguras/os de que ese dinero siempre va a estar ahí, como hizo papi y mami y las abuelas, tatarabuelos… es educacional.
De echo están tan seguros que piensan, ¿cómo no va a ver dinero?.

 

Pero en cambio actualmente sin hacer un trabajo interno, si tu recibes más de lo que puedes asimilar te congestionas y la realidad te perturba si no estás energéticamente preparada para sostenerlo.
A eso se le llama congestión energética.
Necesitamos previamente aprender la capacidad de gestión del dinero. Y crear una estrategia desde la conciencia de la energía sutil en el cuerpo, encontrando ese equilibrio.

 

Como ser humano uno no es capaz de alcanzar nada que no sea capaz de sostener. 

 

Y aquí regresamos al punto de inicio de que la prosperidad o la abundancia no está sola o íntimamente relacionada con el dinero, si no, con todo aquello que llega a ti y te sientes merecedor/a de ello y eres capaz de alimentarlo energeticamente.
Por ejemplo, una pareja, un nuevo trabajo, un/a hija, una mascota, la lotería, una herencia, un cambio de hogar, una sanación física incluso, … resulta más sencillo muchas veces quedarse como uno está y no hacer demasiado ruido. ESE PENSAMIENTO NO ES PRÓSPERO.

 

Seguiremos hablando de esto, pues es importante trabajar unos puntos concretos para saber administrar la energía de la prosperidad.
Pero antes de que llegue de nuevo la teoría de como continuar trabajándolo, he preparado una meditación para la prosperidad de kundalini yoga de 11 minutos.
Es interesante hacer mínimo una cuarentena, es decir 40 días seguidos de la meditación para conseguir los mínimos resultados. Puedes ampliar a 90 días y a 120 días para unos resultados exitosos.

 

Con esta meditación trabajamos energeticamente la energía de la prosperidad. En la descripción del vídeo tienes la explicación de como usamos los mudras (gestos) de las manos y el mantra que usamos para que todo funcione.

 

Desde la escuela online hacemos un trabajo más intenso, reconfortante y de alta durabilidad en el tiempo con ejercicios y series de kundalini yoga muy poderosas y específicas que he preparado con mucha minuciosidad para fortalecer el aura y trabajar todo el sistema energetico de chakras para poder contener la energía del dinero.

 

Porque la prosperidad puede llegar a ti, pero lo interesante es estar realmente preparada/o para sostenerla en ti y que dure por toda una vida.

 

¡Aquí te dejo el enlace para que no te quedes con lo fácil , vayas a por todas y consigas de verdad todo lo que sueñas y te propones!

 

Serie de Kundalini Yoga: Despierta tu energía fuego interno – sosteniendo la energía del dinero.
Serie de Kundalini Yoga: fortalece tu interior y medita en la creación – sosteniendo la energía del dinero
Serie de Kundalini Yoga: Desarrolla tu cuerpo radiante y el aura – sosteniendo la energía del dinero

 

Cuéntame que tal vas con la meditación y las clases y que nudo vas notando que se va deshaciendo en ti o en tu vida para dar paso a la prosperidad.

 

Sat Nam.